Libros·Libros en castellano·Sin categoría

“El gato que curaba corazones”, Rachel Wells

el-gato-que-curaba-corazones-rachel-wells-paginas-de-nieve

Título: El gato que curaba corazones

Autora: Rachel Wells

Editorial: Duomo Ediciones

Número de páginas: 384

Año de publicación: 2017

La frase: “Durante el tiempo que llevaba sin hogar —buscando sin descanso mi futuro, es decir, la familia afectuosa—, la niñita encantadora no había aparecido como por arte de magia. Nadie, hasta el momento, había acudido a rescatarme y empezaba a pensar que ya nadie lo haría.“

Valoración:cinco-estrellas-paginas-de-nieve

Sinopsis

Como a cualquier otro gato, a Alfie le encanta pasarse el día dormitando en el sofá, delante de la chimenea. Le basta con unas cuantas caricias y algún que otro ronroneo para ser feliz, pero, de repente, se verá obligado a abandonar el hogar en el que se ha criado, se encontrará solo y perdido por las calles de Londres. Todo cambia al llegar a Edgar Road, un lugar lleno de jardines y preciosas casitas unifamiliares. Alfie comprende enseguida que solo allí conseguirá sentirse de nuevo como en casa. Únicamente allí podrá encontrar una nueva familia.

Los habitantes del barrio, sin embargo, aún no están preparados para acogerlo. Demasiado absortos en sus problemas, no tienen tiempo para ocuparse de él, aunque pronto descubrirán que Alfie no es un gato cualquiera, sino que tiene un don especial: capaz de intuir los deseos mejor guardados de las personas, Alfie también puede reparar lo que el destino ha roto en sus vidas y escuchar la melodía silenciosa de sus corazones.

Reseña

Solo tenía claras dos cosas: que no iba a moverse del reconfortante sofá y que tampoco estaba dispuesto a abandonar el hogar de su vida. Mientras Linda lloraba y Jeremy trataba de deshacerse de todos los objetos de la casa, el pequeño Alfie permanecía atento, pero invisible, a la conversación. En su interior, un inmenso vacío que empujaba por florecer a través de sus hermosos ojos. Le había costado despedirse de la vieja Agnes, pero ahora no lograba comprender cómo su amada Margaret también se había marchado. Un vacío intratable, una gran tristeza, una sensación dolorosa y profunda.

Sin embargo, cuando creía que la angustia no podía aumentar, la palabra mágica le hizo saltar todas las alarmas. Protectora, corredor de la muerte. Como sinónimos, abandono, desamor, hambre, peleas, enfermedades.

Con el recuerdo tatuado a fuego de Margaret tendida sobre la cama mientras él maullaba —hasta quedarse sin sonido alguno que articular—, el pequeño Alfie estaba decidido a luchar. A luchar por él; por Margaret, la única persona que había querido en su vida; por Agnes, su hermana gatuna a la que consiguió ganar el corazón a pesar de su reticencia inicial. Era apuesto, era juguetón, era listo… Pero era un gato de sofá. Un gato de sofá que no iba a darse por vencido.

Un último vistazo a las fotografías del que fue el hogar de su vida, una rápida mirada a todas sus pertenencias, una comida para recordar. Y, entonces, Alfie salió por la gatera con el corazón destrozado y los miedos como principales compañeros. No sabía a dónde ir, no conocía qué le esperaba a la vuelta de la esquina, no podía imaginar dónde guarecerse.

Lluvia, frío. Escasez de comida, falta de bebida. Perros enemigos, gatos agresivos. Cobertizos temporales, camas de una noche. Lágrimas, soledad, desnutrición. Alfie era ahora un gato callejero, un peludo destrozado que estaba dispuesto a seguir el consejo de un imprevisto compañero en la aventura: convertirse en un gato de portal. El pequeño animal iba a luchar por tener más de un hogar. Poco sabía cómo iba a cambiar su vida; cómo iba a hacerlo la vida de sus nuevos amigos.

Opinión

En forma de novela, Rachel Wells ha plasmado no solo los problemas del día a día de los humanos, sino también los de nuestros compañeros de cuatro patas. ¿Puede un animal salvarnos la vida? ¿Tienen los gatos sentimientos? Por supuesto, no son las únicas cuestiones que se tratan a lo largo de las páginas. Porque El gato que curaba corazones es mucho más.

Con un problema inicial, por desgracia, más arraigado de lo que creemos, la autora consigue hilar a la perfección todas las cuestiones y aventuras de un pequeño de cuatro patas. ¿Qué le ocurrirá a tu mascota cuando fallezcas? ¿Cómo es la vida del abandono? ¿A qué peligros se enfrentan los animales desterrados?

Pero…, ¿qué hay de los humanos, esas personas que, con sus miedos, generan sus propios problemas? Con una narración en primera persona, Alfie nos acompañará en las rupturas amorosas, en el nacimiento del primer hijo, en la migración obligada, en el maltrato psíquico y físico. Para amantes de los animales, para guerreros de la vida.

Aunque puede ser algo predecible en cuanto a su final se refiere, no por ello deja de ser verdaderamente atrapante, totalmente emocionante, completamente recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s